Por Tucán Pereyra Iraola
Fotos: Archivo Luisa Miguens
Los invitamos a viajar en el tiempo, nos vamos 40 años para atrás, y nos encontramos al comienzo de la temporada alta de 1977. Según cuentan las crónicas, el Abierto de Indios y Tortugas arrancó con varios equipos pero también con muchas ausencias importantes de jugadores que todavía se encontraban en distintos lugares del mundo haciendo unos mangos. El torneo se dividió en dos zonas, la de Tortugas y la de Indios.
En la Zona Indios, Santa Teresa con el Chamaco Herrera, Carlos Jáuregui, Luis Lalor y Robin William, se ganaron su pasaje a la semifinal luego de vencer a Nueva Escocia. ¿El premio? Jugar contra un Coronel Suárez de 40 goles en la cancha principal del club Los Indios, y no en Palermo como estaba previsto debido a las lluvias. La semi fue ganada por Suárez 13 a 8, pero cabe destacar el buen partido que jugó Santa Teresa.
Por el lado de la zona Tortugas, llegaron a la semifinal Santa Ana (37 de handicap) con su clásica formación y Mar del Plata (33). El partido se jugó en la cancha uno de Palermo, que estaba pesada y húmeda. Batacazo de Mardel que ganó 13 a 9. Un joven Gonzalo Pieres de uno y con 6 goles, Jorge Tanoira, Gonzalo Tanoira con 10 de handicap y de back Juan José Alberdi, fue el equipo que derrotó al poderoso Santa Ana.
Las lluvias y el comienzo de Hurlingham postergaron la final para el 30 de octubre. El día fue agobiante en cuanto a la temperatura y todo la expectativa que había en el encuentro se diluyó cuando Gonzalo Tanoira recbió un terrible bochazo en el cuarto chukker, justo cuando mejor estaba Mar del Plata. El golpe en el rostro, producto de un backhander de Alfredo Harriott, le dejó un gran corte en el arco superciliar derecho y debilitó considerablemente a Gonzalo que ya no fue el mismo. Las fotos hablan por sí solas. Coronel Suárez terminó ganando sin despeinarse esa final por 13 a 3.