Instalados en “La Maestra”, la casa que tiene hace muchos años Adolfo Cambiaso padre, la rutina familiar fue muy relajada y más bien puertas adentro, con alguna excepción para ir a comer pescado por la zona. Lo que sí tuvieron fue una sobredosis de olas, tal como querían. María no surfeó pero cada vez que bajaba a la playa para darse largos baños de mar, sus curvas de vértigo levantaban suspiros (muy disciplinada, todas las mañanas mantuvo su rutina de running). Adolfito, en tanto, demostró gran dominio del stand up paddle boarding, y se divirtió llevando a pasear entre las olas a la más chiquita de la casa, mientras sus hijos mayores perfeccionaron su técnica sobre la tabla remando y surfeando.

Apenas termina el Abierto Argentino de Polo, Adolfo Cambiaso (43) y María Vázquez (43) se refugian con sus hijos Mia (15), Poroto (12) y Myla (7) en su ca,mpo de Córdoba, donde el polista supervisa de cerca la cría de sus caballos y sus clones y María empieza a preparar la logística que implica el traslado familiar hacia Estados Unidos, la primera parada de la gira internacional del recordman (en Palm Beach juega para Valiente).

Fuente: Hola Argentina.