Siempre Leyenda. De hecho, 17 veces levantó el trofeo con el que todos los
jugadores sueñan desde que se suben a un caballo: el del Argentino Abierto. Pero son
otros tiempos para Alberto Heguy. Jugar cuando se puede, despuntar el vicio. No ya
con sus hijos, a los que también vio coronarse en Palermo en varias ocasiones, sino con
sus nietos. Nada mejor para festejar sus 78 años, el sábado pasado, que el Torneo
Interestancias, competencia que tiene más de una década de existencia y que se
desarrolla en Intendente Alvear, La Pampa, precisamente para celebrar junto el
recordado delantero.

Esta vez no jugó el certamen, sino una exhibición. Fue un momento muy especial,
emotivo. Vestido con la camiseta de su segundo amor deportivo, Indios Chapaleufú,
Alberto Pedro compartió la cancha en Anay Rucá con 10 (8 varones y 2 mujeres) de sus
13 nietos: Iñigo y Cristo, hijos de Nachi Heguy; Antonio, Silvestre, Jacinto, Ambar y
Amalia, hijos de Pepe, y Cruz, Pedro y Luján, hijos de Eduardo. En las fotos se sumaron
otros nietos: Pampa, Siena y Ania. «Abuelo, nietos y clones», era el eslogan. Es que en la
cancha hubo, además, dos réplicas de Polo Pureza, su yegua legendaria.
Familia y amigos, algunos de Perú, Chile, Inglaterra y Escocia. Con 8 formaciones que
participaron del certamen: Gueyaguey, Santo Domingo, Anay Rucá, La Gitana, Don
Alejandro, La Paz (el campeón), La Querencia y Chapa Vista. Nada frenó el entusiasmo.
Ni siquiera los 140mm que cayeron previo a una de las jornadas y que dejaron
maltrechos los caminos vecinales. Participar de la celebración era el objetivo, con
entrega de premios y asado incluido. Y la alegría que iba por dentro.

«Fue un festejo sensacional, estoy muy feliz. Es una sensación hermosa esta de jugar con
los nietos, que tienen entre 5 y 15 años. La exhibición me sirvió para comprobar que esa
categoría ya me queda grande. Los chicos andan más rápido que yo», soltó como
humorada al consultarle sobre sus sensaciones. Heguy fue parte de un equipo que
marcó el polo argentino desde los años 60 hasta hoy. Coronel Suárez es el club que más
títulos del Abierto de Palermo logró: 25, que se transforman en 26 con la victoria de
Coronel Suárez II en 1983. Alberto llegó a las 17 conquistas y tuvo el privilegio de jugar
con Juan Carlos Harriott (h) (20 títulos), su hermano Horacio Antonio Heguy (19) y con
Alfredo Harriott (13). Tiempo más tarde participó de los comienzos de Indios
Chapaleufú , con Horacio y los mellizos Horacito y Gonzalo, y de Indios Chapaleufú II,
con sus hijos Eduardo y Alberto Heguy (h) .

En estos tiempos, Alberto pasa bastante tiempo en el campo, en su reducto de Anay
Rucá. «En verano, estamos acá seguro con Silvia. Después, cuando empiezan las clases,
empezamos a viajar más a Buenos Aires por los nietos», cuenta. Silvia, su esposa,
disfruta de los más chicos, aunque no puede evitar que, como sus propios hijos, se
vinculen con el polo. Nunca le gustó mirar los partidos, los sufría y los seguirá
padeciendo. Pero siempre acompañó los deseos deportivos familiares.

Fuente: La Nación.
Foto: Crédito: Paz Manau