El más chico de los tres hermanos Pieres, Nicolás, siempre fue adepto a los deportes. Tras jugar en muy buen nivel la última temporada demostró sus 10 goles de handicap ganados en 2016 y hoy integra uno de los equipos de 40 goles de handicap.

-En una época pensaste en dedicarte al golf, y ahora llegaste al techo individual en el polo…

-Tenía 10 o 12 años. No había jugado profesionalmente al polo, en el que tenía todo más servido. Llegar en el golf a ser lo que un 10 goles en el polo es muy difícil. Eso me hizo cambiar de opinión. Estoy contento de ser polista, y tengo la suerte de jugar al golf en cada rato libre.