Por Tucán Pereyra Iraola

La gran pregunta que nos hacemos todos es: «¿Por qué funciona bien el VAR en Europa y por qué tan mal en Sudamérica?». En esta Copa América se consultó con el VAR un montón de pavadas en casi todos los partidos. Se abusó sin lugar a dudas y tengo en la retina el partido que Perú le gana a Uruguay, sin merecerlo, donde le anularon varios goles a la Celeste. En la semifinal de Brasil y Argentina, hubo jugadas muy claras que tendrían que haber sido revisadas pero nada de esto ocurrió y de esta manera quedó muy sospechado el árbitro ecuatoriano Roddy Zambrano. «Estaba más nervioso que nosotros», declaró el capitán brasileño Dany Alvez.

¿Tenía que llegar Brasil a la final? ¿Por qué nadie de la Conmebol sale a hablar? ¿Los árbitros no tienen que dar explicaciones?

Lamentablemente el fútbol Sudaméricano siempre está envuelto en cosas raras. Hoy perjudicaron a Argentina y muchos podrán decir: «Se lo merecen, ustedes tuvieron muchos años a Grondona». La mayoría de los argentinos de bien no estamos orgullosos de Julio Grondona, todo lo contrario. No se trata de revanchismos históricos, se trata de ir mejorando como comunidad de fútbol por estos pagos. Pero lamentablemente todavía estamos muy lejos.