La noticia sorprendió en las últimas horas al Polo Argentino. La separación de Alegría es el tema que cualquier fanático del deporte habla. Después de una muy buena temporada, jugando la final de Hurlingham tras ganarle a La Dolfina y alcanzando la semifinal de Palermo donde perdió sólo por un gol frente al finalista, Ellerstina, tres jugadores del team, Hilario Ulloa, Facu Sola y el Sapo Caset dijeron adiós…¿Por qué?

“No estaba en ningún cálculo lo que pasó. No había ningún motivo para no seguir. Tuvimos, después de la de 2013, cuando llegamos a la final de Palermo, la mejor temporada que recuerde. Le ganamos a La Dolfina, estuvimos ahí nomás de ganarle a Ellerstina. El equipo se asentó. Hablé con Hilario (por Ulloa) y me dijo que era un ciclo cumplido, que se iba. Me dolió, claro. Y lo digo con respeto y con todo el afecto que le tengo”, explicó Zavaleta a LA NACION. Pero hubo más. “Apenas terminé de hablar con Ulloa, los llamé a los otros jugadores del equipo para avisarles de la noticia y preguntarles si contaba con ellos para el 2018. Primero fue Caset (Guillermo) y luego Sola (Facundo) los que me dijeron lo mismo: nosotros también nos vamos, nos vamos con Hilario. Ahí entendí que, con Freddie, nos habíamos quedado solos”.

La historia de Alegría en la Triple Corona arrancó en 2007. En aquella ocasión, Mannix jugó con el australiano Jack Baillieu, Francisco Bensadón y el inglés Luke Tomlinson. Luego pasaron varios campeones de Palermo por su formación: Mariano Aguerre, Lucas Monteverde, Juan Ignacio Merlos. Hasta que llegó el mágico 2013, con Polito Pieres, Ulloa, Monteverde y Mannix. Sorprendió a Ellerstina en la semifinal del Abierto y cayó frente a La Dolfina en la definición. Inolvidable temporada. Luego de diez años de trabajo y de organización, en el pico de su carrera, deberá barajar y dar de nuevo.

Nota: Fragmentos La Nación.
Foto: PoloLine.