Archivo Polo Today

 

El 20 de junio de 2004, quince años atrás, se realizó el cocktail de inauguración de las nuevas oficinas en el Campo Argentino de Polo. El edificio, debajo de la tribuna A, fue diseñado por el estudio Miguens – Klappenbach. «La idea fue diseñar un edificio actual, no uno campestre simplemente porque la Asociación esté ligada a lo rural», explica Mariana Klappenbach. «Exteriormente estábamos condicionados porque el edificio debía integrarse a las gradas y pasar inadvertido», completa Luisita Miguens.

Para que el interior conviviera en total armonía con el exterior, en la recepción se usó un cerámico rústico: «Estas oficinas están en un lugar donde hay mucho pasto y barro, el personal camina por las canchas para ver si se puede jugar, también entran los árbitros, y entonces fue preferible utilizar pisos de piedra en las circulaciones y alfombras en las oficinas», señala Mariana.

La mudanza a Palermo se concretó bajo la presidencia de Gonzalo Tanoira, luego de muchos intentos frustrados. Fue sin lugar a dudas la mejor decisión ya que era muy a trasmano para la mayoría de los polistas ir al micro centro, ni hablar hoy en día, mucho peor.