Además de conseguir el US Open con la formación de Pilot, conquistaron nada menos que la Triple Corona Americana al derrotar por 12-7 a Las Monjitas. Previamente ya se habían consagrado en los otros dos torneos de la serie: la CV Whitney Cup y la USPA Gold Cup. Y de yapa se llevaron el premio de US$ 1 millón por el triplete.

Para los hermanos Pieres, integrantes en la Argentina de Ellerstina , uno de los mejores equipos del mundo de polo, este US Open fue muy significativo. En el caso de Gonzalito, porque nunca lo había vuelto a ganar desde 2009. Para Facundo, que acaba de obtener el título por quinta vez, porque todavía le quedaba un sabor amargo de lo vivido en 2018, cuando con Valiente, y siendo compañero de Adolfo Cambiaso en el conjunto de Valiente, se le había escapado la Triple Corona en la final del US Open. Ese día que, contra todas las previsiones, Valiente cayó frente a Racing Daily Form, liderado por Hilario Ulloa , junto con Mariano y Agustín Obregón.

Paradójicamente, Ulloa estaba nuevamente enfrente en la definición de este domingo, como jugador determinante de Las Monjitas . Respaldado por otro argentino, Francisco Elizalde. Una final en la que Pilot no dejó dudas desde el comienzo, sacando amplias diferencias (4-0) que luego fue regulando durante el desarrollo del partido. Es más, pocos minutos antes de la campana final en el 6° chukker, la diferencia era de 7 goles (12-5), pero dos corridas de Ulloa pusieron un score menos abultado. Nada puso en riesgo el dominio de juego y los buenos caballos que hizo valer Pilot en el choque decisivo. Fue la segunda final que Pilot le ganó a Las Monjitas en la temporada de Palm Beach: la otra, la de la CV Whitney Cup, por 13-6.

En esta oportunidad, los Pieres estuvieron acompañados por Curtis Pilot, el patrón del conjunto, y por el joven Matías González, sin dudas, una revelación. Con 20 años, hijo de argentinos criados en Estados Unidos, Matías es una de las grandes promesas del polo estadounidense y fue el complemento ideal de los Pieres, ocupando la plaza de N° 2 en la zona media. Gonzalito Pieres funcionó como armador, de N° 3, mientras que Facundo Pieres ocupó la posición de back, aunque con rasgos ofensivos dada su versatilidad.

Fue una temporada con cambios la de Estados Unidos. Por un lado se concentró la actividad de la United States Polo Association (USPA), con su Triple Corona, pero que redujo de 26 a 22 goles el top de handicap de los equipos. Y hubo un notorio incremento de participantes respecto de los años anteriores: se anotaron 16 equipos para cada uno de los tres certámenes. Simultáneamente se jugó la World League (4 torneos), con 8 formaciones de hasta 26 goles, en la que estuvieron Cambiaso y los otros hombres de La Dolfina: Juan Martín Nero, Pablo Mac Donough y David Stirling, entre otros.

Una buena manera de empezar el 2019, pensando en lo que sigue en el periplo profesional por el exterior (Inglaterra y España), para luego desembarcar en la Argentina y volver a sembrar ilusiones con Ellerstina. Con el foco puesto en tratar de superar el golpazo de no haber alcanzado la final de Palermo 2018 y el objetivo bien claro: tratar de ganar todo lo que se pueda y, por qué no, romper la hegemonía de La Dolfina, el hexacampeón del Argentino Abierto y la obsesión de siempre.

La síntesis de la final del US Open es la siguiente:

Pilot: Curtis Pilot, 0; Matías González, 3; Gonzalo Pieres, 9, y Facundo Pieres, 10. Total, 22.

Las Monjitas: Camilo Bautista, 0; Francisco Elizalde, 8; Hilario Ulloa, 10, y Matthew Coppola, 4. Total, 22.