El sistema Q4, que parte de una tracción 100% posterior, normalmente sólo necesita enviar hasta el 35% al eje delantero ya que la suspensión trasera multilink genera una tracción suficiente en la gran mayoría de ocasiones.

Por otro lado, su excelente reparto de peso del 50-50 es una ventaja. Esto también ayuda al gran protagonista, el diferencial trasero con deslizamiento limitado, a ejercer su labor de reparto de tracción entre ejes con una velocidad sorprendente.

El sistema puede llegar a enviar el 50% del par al eje frontal en sólo 100 milisegundos, donde se apoya en una suspensión de doble brazo oscilante que refuerza su maniobrabilidad. Por cierto, el Ghibli es el único vehículo de su categoría que incluye este diferencial que le permite obtener cierta ventaja frente a sus rivales.